Para una buena publicidad importa más el ingenio que los recursos. Hay empresas que invierten fortunas. Otras aprovechan la mezcla de creatividad más entorno.

por Hernan Kriscautzky*

Durante la guerra de Vietnam, la fuerza aérea de los Estados Unidos bombardeó miles de puentes. Pese a ello, el Vietcong logro pasar por los ríos, muchos de ellos torrentosos y otros profundos; miles de tropas.Los estadounidenses nunca pudieron encontrar por dónde lo hacían. Quizá era algún camino oculto en la jungla, quizá daban algún rodeo de decenas de kilómetros; pero ninguna era una solución práctica. Cientos de bombas, y mágicamente aparecían del otro lado del rio cantidades de soldados.

Años después de firmado el armisticio, como parte de las actividades de reconciliación entre los dos bandos, se realizaban encuentros de ex combatientes de ambos lados. En una de estas reuniones un capitán de la fuerza aérea le preguntó a un general Vietnamita cuál era el secreto. El Piloto dijo él mismo haber destruido centenares de puentes con su cazabombardero y a la semana encontrar que el Vietcong había cruzado; pero el puente seguía destruido.

El Oficial Vietnamita contestó: “Los puentes estaban; pero cuando comprendimos que cada vez que los reconstruyésemos ustedes los volverían a bombardear, comenzamos a edificar los puentes 30 cm bajo el agua”.

Esta semana, una empresa del rubro automotor, volvió a la carga…

Ahora la publicidad es una foto del Banco Central de las que se consiguen gratuitamente en cualquier sitio de internet, y un collage de noticias en las que resalta el titular: “Las reservas de libre disponibilidad del Banco Central se acercan a cero”. Abajo, la leyenda: “El estado emite sin respaldo. Compra este vehículo, antes que tu dinero no valga nada”.

Una oferta, un mensaje corto y la realidad de socia. No hace falta explicar más.

Obviamente, en el acto lo llamo al empresario:

Yo: _Eh, se están pasando con las publicidades.

El: _ Jaja, gracias.

La felicitación era sincera; pero igual a todo el mundo le gustan los elogios. Eso me dio pie a la siguiente pregunta.

Yo: _ Bueno, ahora sí me tienes que pasar el nombre de la agencia de publicidad con la que trabajas. La vez pasada he escrito una nota sobre vos, la próxima quiero hacerla sobre ellos.

EL: _ Es que realmente no te puedo contactar con la agencia. Las publicidades las hacemos Yo y un diseñador. Yo tiro la idea, la discuto con un asesor y luego el diseñador la plasma.

En 2019 las automotrices invirtieron en argentina millones de pesos en publicidad, aquí tres personas sin más que una computadora, un programa de diseño y la realidad como socia.

Obviamente que la publicidad cuesta, es una inversión ineludible. Si sos un micro emprendedor y tienes facilidad para aprender herramientas tecnológicas, solo necesitas un poquito de ingenio y alguien a quien consultar, para competir unos escalones más alto.

La materia prima más importante es y va a seguir siendo la creatividad. Suena a cliché; pero es la masa madre de todo desarrollo emprendedor. Si no lo comunicas, no lo puedes vender; pero si no tienes recursos, aun puedes hacer mucho. Y si sos un profesional de la publicidad, ya sabes que para escalar un negocio lo principal es tener creatividad, olvidarse del miedo y prestar atención a lo que pasa a tu alrededor.

Como en el caso de la guerra de Vietnam, porque:¿A quién se le ocurre construir puentes bajo el agua? O aquí: ¿A quién se le ocurre hacer publicidad con las malas noticias?

A alguien con más creatividad que recursos.

*Consultor Especialista en Desarrollo de Emprendimientos y Conducta. IG: krisca71