Carolina Castagno, titular del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, tiene tres caminos: disponer el desalojo de la estancia Casa Nueva por parte de los activistas de Grabois, rechazar la apelación de pleno u ordenar al Juzgado de Garantías de La Paz que revise el rechazo a la cautelar.

Rubén Pagliotto, abogado de la familia Etchevehere, buscará junto a los fiscales Oscar Sobko y María Constanza Bessa que la vocal disponga el desalojo de los usurpadores liderados por Juan Grabois.

Pero la titular del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná cuenta con otros dos escenarios posibles además de disponer el desalojo: rechazar la apelación de plano u ordenar al Juzgado de Garantías que revise el rechazo a la cautelar.

Cabe recordar que en este último caso ya no será Flores el que resuelva sino que retomó las actividades el titular natural del Juzgado, Walter Carballo.

La defensa de Dolores Etchevehere apadrinada por Juan Grabois, estará a cargo de Lisandro Mobilia y Daniela Verón, que buscarán que Castagno rechace la apelación de la parte acusadora con el objetivo de que se ratifiquen sus derechos sobre parte de la estancia, en sintonía con lo resuelto por Flores, aunque exista documentación que acreditan que vendió su parte hace dos años y no tiene derecho a “donar” nada al grupo usurpador de Juan Grabois y cuenta con la complicidad de funcionarios gubernamentales.